Wikimedia Chile dijo presente una vez más en Primavera Hacker

En su quinto año la jornada de cultura, política y tecnología que se realizó los días 2 y 3 de diciembre en el Museo de Arte Contemporáneo, sede Quinta Normal en Santiago de Chile contó con la participación de Rocío Consales, vicepresidenta de Wikimedia Chile, con la presentación Todas (í[b])vamos a ser editoras. La utopía de Wikipedia”, dentro de la mesa de diálogo Soñaron los androides con libros electrónicos, donde se abordó desde los inicios de la enciclopedia libre, su forma de financiamiento y funcionamiento y las disparidades de participación entre géneros, pero también entre países, continentes y situaciones socioculturales y económicas. Posteriormente se realizó una ronda de preguntas del público donde se abordaron temáticas como: de qué forma trata Wikipedia la postverdad y la censura; cómo se lucha contra la brecha de género desde la Fundación Wikimedia; cuál es la capacidad o responsabilidad de la Fundación Wikimedia hacia el conocimiento libre y la liberación de contenidos.

A continuación adjuntamos la presentación Todas (í[b])vamos a ser editoras. La utopía de Wikipedia”:

Vamos a ir 17 años atrás cuando un filósofo y un vendedor de publicidad en internet deciden iniciar una enciclopedia online que pudiera destronar a la enciclopedia Encarta. Ahora vamos a retroceder más, a 1751 cuando le piden a Diderot y a D’Alambert que traduzcan una enciclopedia británica al francés y, en vez de eso, deciden invitar a diferentes expertos para revelar al gran público (un afán económico, pero cultural) todo el conocimiento humano conocido, alejándose del oscurantismo y las creencias religiosas. Hay que comer, recordemos.

En estos dos momentos de la historia humana la búsqueda del afán económico se disipó, pasó a segundo plano (no seamos tan ingenuos, solo en parte) para dar paso a dos revoluciones: la de Diderot, plantando la duda sobre la monarquía y plantando, también, la semilla de la Ilustración; y la de Wikipedia, la utopía de tener todo el conocimiento humano con libre acceso, pero ahora escrito por toda persona que lo desee. Y decimos toda persona” y no “cualquiera”, porque ahí se juega un compromiso con la humanidad. Cuando editas en Wikipedia eres parte de un proyecto colectivo sin precedentes.

El problema es que a esta fiesta no se sienten todas y todos invitados, y muchos simplemente no lo están. Vemos en la televisión y en los diarios (los online y los de papel) que hay gente que cree que Wikipedia es un artefacto inamovible, que es como cualquier web estática. Necesitamos llegar a esas personas, para que puedan comprender que esto es un ente con vida, dígase, editable. Todos participamos de su edición. Cuando dice que Luis Jara se murió o que el “Negro” Piñera es el Jimmy Henry chileno, no es que aquel ente que maneja el conocimiento lo puso ahí. Las personas que no están familiarizadas con la tecnología sienten que internet, y por sucesión Wikipedia, es algo místico, mágico, hasta divino, manejado por seres superiores. Necesitamos humanizar internet para las personas, intentamos hacerlo a través de Wikipedia, dónde pueden editar en vivo y cada vez más fácilmente, no solo a través de código fuente (en este caso, código Wiki), sino también ahora con editor visual (como escribir en un Word de Microsoft).

Ahora volvamos a la fundación de Wikipedia. Sus creadores contratan un par de personas para iniciarla. No avanza mucho. Luego deciden abrir la opción de editar para todos y ahí sucede la magia: personas aburridas que están conectadas a internet encuentran esta plataforma y se ponen a trabajar, así de simple. Empiezan a llenar de información esas páginas en blanco con sus países, ciudades, comidas típicas, cada uno editando lo que más sabía o le gustaba, creando pertenencia. Y, como sabrán, cuando te llenas de información, de bytes, necesitas más servidores, ergo: dinero. En ese momento surge una de las batallas más encarnizadas de la historia de la humanidad… bueno, no. Fue más o menos así: un bando que quería ponerle publicidad para sustentarla y otro, el de todas las personas anónimas que editaban algo con cariño para sentir que eran parte de la historia, que colaboraban en algo que trascendía más allá de ellos mismos. Como todo en Wikipedia se votó y ganó el no. No sé si la alegría llegó, porque igual todos los años los banners de la fundación son más grandes y más desmoralizadores para las campañas de donación. Muchas veces me da un poco de vergüenza que sea tan invasivo. Pero gracias a eso la gente que entra a Wikipedia a editar o consultar sabe que necesitamos dinero para que funcione. Ese dinero nos sirve para pagar los servidores, las oficinas, algunos trabajadores y para el financiamiento de cada capitulo alrededor del mundo. En Chile el capítulo es aún pequeño, todos somos voluntarios. Esperamos que con el próximo presupuesto la Fundación nos permita tener un trabajador, porque el voluntariado llega al límite en que no alcanzas a hacer todo y faltan horas a tus días: entre el trabajo que te da de comer, la familia, sociabilizar y dormir. Bueno, eliminemos sociabilizar en el caso de los wikipedistas, somos un grupo de gente muy especial, no entrar en detalles.

Se dice que de cada 10 editores de Wikipedia uno es mujer y, bueno, bancos, del norte del mundo, tienen acceso internet, ergo, tiene sus necesidades básicas cubiertas, no pasan hambre ni frío, no temen por sus vidas. En general las mujeres tienen otras responsabilidades en sus vidas que limitan sus momentos de ocio. Los hombres tienen más tiempo para estar en internet. Y no olvidemos, lo obvio, que internet es hostil hacia las mujeres. Es cosa de pensar en los foros y cómo todos saltaban al saber que alguien que participa era mujer, o cuando hay una youtuber los comentarios se refieren a su físico, cosa que para los hombres pasa muy poco.

Hay un lado muy oscuro en Wikipedia, no solo encuentras el artículo de Tomacco, ejecución por aplastamiento por elefante, el vegetarianismo de Hitler, o la categoría de inventores que murieron gracias a sus propios inventos. Los artículos relacionados a porno y sexualidad están muy bien escritos, con buenas fotos e ilustraciones (si no me creen entren al artículo de Bukkake), y esto no tendría nada de malo, y no lo tiene… si es que se pusiera el mismo esfuerzo en agregar biografía de científicas, pensadoras, deportistas, artistas y mujeres que han contribuido y contribuyen a la riqueza del mundo, de la cultura y al avance científico, con artículos que no inician o se centren en hija de”, madre de”, hermana de”, amante de”, “esposa de”.

Tenemos artículos sobre equipos de fútbol de todas las divisiones, jugadores de fútbol con biografías extensas, hombres que no los conocen ni su mamá. Para que una mujer sea reconocida debe tener el doble de mérito, el doble de reconocimiento. Biografía completísimas de hombres no muy relevantes, pero el canon para poner la biografía de una mujer parece distinto. La historia siempre se escribió por el bando ganador, por el lado que tuviera más cañones de guerra. Esta es la oportunidad de dar vuelta esto, hoy es el a de hacer la diferencia. Ahí está Wikipedia, adelante. (Rocío Consales, 3 de diciembre de 2017)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.